Top

Sabores romanos

octubre 21, 2010 by  

Un buen viaje a tierras romanas no está completo si no degustamos los mejores platos de la tradición culinaria de la capital. Más allá de la pizza el abanico gastronómico incluye un sinfín de especialidades, como el cordero al horno, las alcachofas, los callos y mucha pasta. He aquí una serie de especialidades que podrían constituir una serie de contundentes y deliciosas comidas o cenas de iniciación. Eso sí, mejor llegar con hambre a la mesa.

ANTIPASTI: arrancando motores
Fiori di zucca fritti: las delicadas flores del calabacín rebozadas con harina y huevo, y fritas. La clave es que no queden grasientas, si el cocinero es delicado el resultado será delicioso.
Puntarelle alla romana: el corazón de la achicoria frita con ajo y anchoas. Tiene un sabor algo amargo pero es uno de los platos típicos de la huerta lazial de los que se muestran más orgullosos los romanos
Bruschetta: una tostada con buen pan de pueblo condimentado con tomate, albahaca, aceite y sal. Si se tuesta en horno de leña mejor que mejor.

PRIMI: de primero siempre pasta, larga (bucatini, spaghetti, etc), corta (maccheroni, fusilli, etc.), lasaña, canelones… las especialidades romanas más características son:
Spaghetti cacio e pepe: simplemente con ralladuras de queso de oveja muy curado y pimienta negra.
Spaghetti alla carbonara: un clásico a base de tiras de bacon, huevo fresco y queso rallado.
Bucatini all´amatriciana: bacon en trozos grandes, tomate y queso pecorino (de oveja).
Excelentes platos de pasta se pueden degustar en Maccheroni (Piazza delle Coppelle, 44) y en La Carbonara (Campo dei Fiori, 23).

SECONDI: de segundo un plato contundente, generalmente carne.
Abbacchio alla romana: cordero lechal asado con patatas, salvia y romero.
Coda alla vaccinara: cola y carrillos de vaca o buey guisados con zanahorias, apio, tomate, ajo y cebolla.
Trippa: una especialidad similar a los callos. Contundente y, al igual que la anterior propuesta, no apto para todos los paladares.
– Saltimbocca alla romana: una delicia con forma de rollito hecho a base de carne de ternera y jamón de york, con pimienta, mantequilla y salvia.
Tanto por sus carnes como por sus pizzas y ubicación, en el barrio de Trastevere, merece la pena una cena en Il Duca (Vicolo dei Cinque, 56).

CONTORNI: un poco de alegría en el plato. No se concibe un segundo sin su “contorno” (es decir la guarnición), a pesar de estar ya bien entrados en materia tras un antipasto y un primero…
Cicoria in padella: hervida y después sofrita con ajo y guindilla, pereroncino. Sirve normalmente para acompañar platos de carne y tiene un ligero retrogusto amargo.
Carciofi alla romana: un clásico donde los haya, como acompañamiento o antipasto. Se sirve solo en temporada, más o menos de noviembre a marzo. Su interior lleva un relleno de ajo, perejil, menta romana y un poco de pan rayado. Se sofríe en una olla un par de minutos, colocado bocabajo, y después se añade agua hasta cubrirlo por completo y se deja cocer durante una media horita.
Carciofi alla giudia: otra receta muy popular en la cocina romana, esta en concreto viene de la tradición judía de la capital y toma también la modalidad de alcachofa del Lazio, solo que en este caso se sirve frita y muy crujiente.

En pleno centro de Roma, a lo largo de la Via del Portico d´Ottavia se distribuyen la mayoría de restaurantes de especialidades judías kosher, como Ba´Ghetto, Giggetto, Nonna Betta o La Taverna del Ghetto. Y le puntarelle son muy famosas en Alla Rampa, situada prácticamnete a los pies de Piazza di Spagna.

VINOS: un toque laziale
No nos podemos olvidar de Baco, pues en estas tierras el vino es todo un clásico y, aunque quizás sus caldos no sean demasiado conocidos en el extranjero, el Lazio presume de buenos vinos, en especial los blancos de Castelli Romani o Colli Abani con uvas de cepas de Malvasía, Trebbiano Giallo, Bellone y Grechetto, entre otras. En los tintos destacan algunas variedades autóctonas como Sangiovese, Montepulciano o Cesanese. A la hora de decidirse por un vino de la tierra, dos buenas recomendaciones son Casale del Ciglio o Poggio Le Volpi. Más información aquí.

DOLCI: merece la pena reservar un poco de espacio
No será el más tradicional pero en Roma descubrí el delicioso calzone di nutella tan exquisito como potente por lo que es recomendable compartirlo. Es muy sencillo, consiste en usar la masa de pizza, untarla con nutella, cerrarla a modo de calzone y meterla unos minutos en el horno de leña… el resultado es spettacolare.
Bignè di San Giuseppe: bocaditos de hojaldre rellenos de crema pastelera, son muy típicos en San José, de ahí su nombre.
Maritozzi: son unos panecillos dulces que normalmente se enriquecen con pasas o ralladuras de piel de naranja y piñones.
Y para rematar, un buen caffè espresso y un licor de hierbas o grappa para ayudar a la digestión.

2 Comentarios a “Sabores romanos”

  1. Ondina el 22 octubre 2010, 6:59 pm

    Qué bueno!!!!! La verdad es que en Roma se come muy bien. Y además coincido con Marta, yo estuve en Il Duca y me encantó, especialmente los spaghetti con funghi… mmm….

  2. Un gelato al limon el 18 enero 2011, 10:10 pm

    No dejéis de probar el restaurante “Li scalini de Marisa” en el popular, pintoresco y nada turístico barrio de la Garbatella.

COMENTA ESTA NOTICIA
y comparte tus ideas con los demás viajeros de LX*.

Tu debes ser logged in to post a comment.

Bottom