Top

ESPECIAL BALI

octubre 29, 2010 by  

Indonesia ha sufrido recientemente un seísmo que ha traído con él un tsunami y, por si esto fuera poco, en la isla de Java ha despertado violentamente el volcán Merapi. Nos hallamos en pleno Anillo de Fuego del Pacífico, una zona de gran actividad sísmica, donde al menos 129 de sus más de 400 volcanes están activos. Esta circunstancia hace que el país esté acostumbrado a lidiar con tales fatalidades y, en cualquier caso, como Indonesia está formada por más de 18.000 islas, desde LX* hemos querido rendirle un particular homenaje recorriendo su isla más famosa: Bali, que parece estar protegida por los dioses…

Fotos: Álvaro Viloria

Se la conoce como La sonrisa del Índico y con tal sobrenombre no es de extrañar que a ella se llegue con muchas fantasías sobre su espiritualidad, su naturaleza, sus danzas, su gastronomía… Imágenes que al aterrizar uno tratará de actualizar acercándolas a la verdadera realidad de la isla. Son 145 kilómetros de largo por unos 80 de ancho y algo más de tres millones de habitantes, prácticamente en su totalidad de religión hinduista. De hecho, son la excepción, pues el resto del archipiélago indonesio es mayoritariamente musulmán.

La puerta de entrada a la isla es su capital, Denpasar, pero para conocer bien su corazón lo mejor es poner rumbo al norte y reservar hotel en Ubud, la capital cultural y artística. Aparte de visitar sus templos y la infinidad de tiendas de artesanías que ofrece esta localidad, el emplazamiento es óptimo para realizar excursiones hacia el interior, con sus infinitos campos de arrozales dispuestos en terrazas, sus volcanes, su naturaleza.

Desde Ubud es fácil contratar los servicios de un guía experto -que hará también de chófer- con el que recorrer millas y aprender a interpretar las escenas y paisajes de este lugar mágico en el que la religión está presente a cada paso. Ir con guía local tiene su por qué: la conducción aquí es un tanto caótica y además no viene nada mal ir con alguien que te vaya contando los detalles de cada rincón, para conocer de primera mano las mil y una historias de cada templo, de cada pueblo, de cada tradición.

Muy cerca de Ubud, en la llamada “selva de los monos”, hay muchos templos que son un excelente comienzo para ir descubriendo la isla. A unos 35 kilómetros al norte -inmersos ya en el contexto más rural- se llega al cono volcánico de Gunung Batur y su lago, que forman uno de los paisajes más embriagadores de Bali. Al Este se encuentra Pejeng, lugar sagrado que cuenta con unos 40 templos y, un poco más al Norte, se halla uno de los monumentos más impresionantes de la isla, el santuario de Gunung Kawi. La zona más occidental de Bali es la más desconocida a pesar de poseer lugares tan mágicos como Kapal y sus templos o el lago Bratan, con el templo acuático de Pura Ulun Danu dedicado a la diosa del agua…

Isla espiritual
Se dice que en Bali hay más de 10.000 santuarios, y la verdad es que a nadie que haya estado en este paraíso le sorprende el dato. Los balineses realizan ofrendas a los dioses a diario y casi cualquier lugar es bueno para hacerles regalos. Deben complacerles, adorando a las buenas divinidades y apaciguando a las malas. Es el animismo y la adoración a los ancestros. Y en la isla todo cobra un cariz místico. Lo visible y lo invisible, la idea de que el mundo físico está penetrado por otro espiritual. Se ven por doquier cestas con flores (la más común es sin duda el frangipani), incienso, frutas, adornos trenzados de hojas de palma, y si también incluyen sombrillas, significará que en ese lugar se anuncia la presencia de un dios. La música, la danza y la artesanía completan el círculo de actividades ceremoniales: tres manifestaciones artísticas que sirven a los dioses. Y dejan sin palabras a los occidentales. Parece que ya sean pintores, ebanistas, escultores, músicos o bailarines, cada balinés encuentra su forma de expresión que utilizará para agradar a los seres supremos.

Lujo y playa
La zona más desarrollada de la isla es el sur, donde se encuentran importantes núcleos turísticos como Nusa Dua y Kuta. Allí se ve la otra cara -quizás más conocida- de Bali, la del turismo y el lujo asiático. Es en el extremo sur donde las más prestigiosas cadenas hoteleras de lujo del mundo tienen sus mejores exponentes. Hoteles que nacen siguiendo la arquitectura balinesa, generalmente delicadas villas que conforman imitaciones de poblados, lujosos eso sí. El escenario lo requiere: hay que aprovechar las cálidas aguas del Índico y sucumbir ante las interminables ofertas de masajes y tratamientos de belleza varios, pues todo esto también es tradición en Bali. Y es la excusa perfecta para asimilar todo lo visto durante el viaje y digerir la experiencia antes de regresar a casa cargado de recuerdos y regalos, vivencias y espiritualidad… Misticismo, templos, naturaleza volcánica, paisajes calados de arrozales y unas playas estupendas en las que descansar. Pocos destinos son un sueño tan completo.

Para obtener información actualizada sobre Indonesia antes de realizar un viaje es conveniente consultar la página de la Embajada de Indonesia.

Puedes seguir leyendo acerca de este destino en 10 citas en Bali y en la guía práctica de LX*.

COMENTA ESTA NOTICIA
y comparte tus ideas con los demás viajeros de LX*.

Tu debes ser logged in to post a comment.

Bottom