Top

VERONA, MUSA DE LA HISTORIA

junio 7, 2011 by  

Los romanos la ordenaron y embellecieron, las nobles familias vénetas la llevaron a su máximo esplendor y Shakespeare situó en ella la más famosa historia de amor. Recorremos los principales atractivos de Verona, digna de una escapada llena de historia y romanticismo. 

Un buen punto de partida para iniciar el recorrido por la ciudad es el teatro romano, construido durante la época de Augusto (siglo I). Tiene cávea semicircular, al estilo griego, y mira hacia el río. A partir del siglo X sobre parte de sus restos se construyó la iglesia de San Siro y Santa Libera y un convento de jesuitas, espacio hoy ocupado por el Museo Arqueológico, de imperdible visita, tanto por sus piezas artísticas como por el edificio en sí y las vistas sobre la ciudad.

Desde el museo se obtiene una nítida radiografía de la silueta de Verona. Sus calles son estrechas, con edificios de delicadas fachadas coronadas por tejados anaranjados y plazas a través de las que la ciudad véneta respira de tanto monumento, de tanta historia. Todo el territorio que se descubre en esta panorámica es Patrimonio de la Humanidad. Un reconocimiento a los siglos de arte y arquitectura que atesora Verona, fundamentalmente desde la época romana hasta el renacimiento y barroco, pasando por el románico y el gótico, dos estilos que no se encuentran entre los más prolíficos en Italia pero que aquí alcanzaron un notable esplendor bajo el período de la noble familia Scaligera.

Frente al teatro, cruza el río Adige el puente romano de piedra. Es el monumento más antiguo de la ciudad, con una parte reconstruida en la época de los Scaligeri y otra durante el renacimiento. Por él se entra al burgo antiguo, y en pocos minutos, se llega al Duomo. De fachada románica lombarda, su interior gótico guarda agradables sorpresas, como la Asunción de la Virgen, de Tiziano, y un atrio con dos pequeñas iglesias románicas a las que se accede desde el interior de la catedral. Son los templos de Santa Elena y San Giovanni in Fonte, dueños de una atmósfera fascinante.

No muy lejos, se descubre la iglesia gótica de Santa Anastasia -con importantes frescos como el de San Jorge y la princesa, de Pisanello-, para después proseguir el peregrinaje hacia el corazón de la ciudad por el Corso de Santa Anastasia. A partir de aquí conviene “perderse” por sus callejuelas, pasar por la Porta Borsari y por plazas como la Dei Signori y Delle Erbe. Una sucesión de palacios y casas nobles que compiten en belleza y armonía. Entre ellas -en la Via Capello, 23-, se descubre la que supuestamente perteneció a la familia de Julieta, con su célebre balcón hacia un patio donde todo el que viene a Verona se inmortaliza junto a la estatua de la enamorada.

La Piazza delle Erbe se levanta sobre el antiguo foro romano y es el epicentro donde convergen el Palazzo del Comune o della Ragione (antigua sede del ayuntamiento), las torres Lamberti (que se puede subir para descubrir nuevas perspectivas sobre Verona) y Gardello, la Casa dei Giudici (de los jueces) y las de los Mazzanti (con frescos renacentistas en su fachada), el palazzo Maffei, las columnas del Mercado y de San Marcos y la fuente popularmente llamada “Madonna Verona”. El conjunto resultante es capaz de provocar el síndrome de Stendhal hasta en el más escéptico… Y los italianos celebran tal magnitud de arte haciendo de la plaza un pintoresco mercado de día, con souvenirs y productos frescos de la tierra, y el lugar donde citarse al atardecer para disfrutar en una terraza de otro de sus productos con denominación de origen, el aperitivo a base de sprizz, refrescante combinación de prosecco, soda y campari o aperol.

Pero aún quedan imponentes monumentos por descubrir hacia el sur de la ciudad, como la Arena, una magistral obra de ingeniería romana del siglo I. Es la sede del teatro lírico al abierto más importante del mundo, el Festival Lírico de Verona, y por sus dimensiones, es el tercer anfiteatro en importancia del mundo. Se encuentra en la plaza de Bra, desde la que mediante un corto paseo se llega a la fortaleza del siglo XIV asomada al puente Scaligero, Castel Vecchio, hoy sede del Museo Cívico de Arte donde se conservan parte de las piezas arqueológicas de la Arena. Por la tarde, se pueden visitar las basílicas de San Zeno y San Fermo, las otras dos importantes iglesias históricas de Verona. Y dejar así para el final el toque romántico, con la visita de la Tumba de Julieta. Se encuentra en el Museo degli Affreschi (via del Pontiere, 35), antiguo convento capuchino donde, según marca la leyenda shakespeariana, reposa la enamorada más universal de la literatura.

Más información:

Cómo llegar: Clickair dispone de vuelos directos entre Barcelona y Verona, cuyo aeropuerto también cuenta con vuelos chárter a otras localidades españolas como Málaga, Mallorca, Ibiza, Tenerife o Gran Canaria.

Datos útiles: Para visitar Verona lo más práctico es comprar la Verona Pass que incluye diversas visitas en un mismo billete, de uno o tres días de duración.

Internet: www.comune.verona.it, www.veronacard.it, www.aeroportoverona.itwww.arena.it

1 Comentario a “VERONA, MUSA DE LA HISTORIA”

  1. LX*28: Verona, musa de la historia : Lugares exquisitos el 7 junio 2011, 1:37 pm

    […] Recorremos con Marta los principales atractivos de Verona, digna de una escapada llena de historia y romanticismo, en nuestro espacio dentro del programa […]

COMENTA ESTA NOTICIA
y comparte tus ideas con los demás viajeros de LX*.

Tu debes ser logged in to post a comment.

Bottom